lunes, 9 de julio de 2012

Ríe, llora... SUEÑA.

Nos empeñamos en buscar la felicidad cada día y no nos damos cuenta de que es ella quien tiene que encontrarnos y eso será donde menos te lo esperes en el instituto en el supermercado o en mitad de una huida, y cuando llega descubres que ahi no se acaba todo que el final de un camino solo es el principio de otro y lo único importante es la persona que elijes para que camine a tu lado, y esconderse es lo que menos te importa, lo que te importa es que estas tocando con la yema de los dedos eso que has estado soñando toda tu vida y ya solo importa el hoy el presente y lo queda por venir.

jueves, 28 de junio de 2012

Memoria de pez

Me preguntas por qué aún te quiero, y a mi me resulta más fácil decirte el porqué no te quiero como antes. Supongo que te quiero porque todavía no me desprendo de mis malditos recuerdos, o por masoquismo, quién sabe. En cambio, tengo clara la otra cara de la moneda. Sé que no volveré a verte perfecta, o por lo menos, no perfecta para mí. Tus ojos nunca más me transmitirán amor, solo veré en ellos el momento en el que me dejaste tirada. Tu cuerpo tampoco lo sentiré mío, simplemente lo acariciaré para borrar de él huellas de manos más grandes que las mías. Tus "para siempre" no significan más que "hasta que la cuesta sea demasiado empinada".

Siempre tuvimos los días contados.



Nunca creí que el amor, al igual que una casa, se construyera paso a paso, empezando por la base, y tras varias capas de cemento, llegar hasta el tejado. Para mí, el amor, llegaba como un rayo de luz que lo iluminaba todo, de golpe.

Con los años he aprendido que aunque no estaba del todo equivocada, tampoco tenía razón. A veces el amor puede llegar de un día para el otro, cambiándolo todo, pero a la misma vez, y de la misma forma, desaparecerá. Sin remedio, sin retornos. Por esto, cada día me planteo seriamente si quizá una casa no resulte más confortable.

Hay momentos en los que también es importante empezar a pensar en las consecuencias de las decisiones que se toman, como cuando decides querer o no querer a alguien. Es verdad que al principio te hace trascendente, te da fuerzas, consigue que te superes... Pero a veces debemos plantearnos que cuando el amor muere, o se va, te deja débil, hundido e incluso gordo.


miércoles, 20 de junio de 2012

Fue la clave para querernos más

Dándonos mas besos que estrellas saldrán hoy, así pasaba todo el día: haciendo un pulso cabeza y corazón.